Abdala está en Sancti Spíritus

Sancti Spiritus.— Tras varios análisis se decidió extender el estudio de intervención controlada con el candidato vacunal Abdala a 300 voluntarios espirituanos pertenecientes a instituciones que se dedican a realizar investigaciones científicas.

Varios de ellos laboran en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de esta ciudad, puntal en las investigaciones sobre COVID-19, así como en otras instituciones con estrechos vínculos con este centro.

Como está establecido en el estudio nacional, a los 14 días de haber administrado la primera dosis se volverá a aplicar la vacuna a los mismos sujetos, proceso que se repetirá por tercera ocasión pasados otros 28 días. Antes de cada dosis se realiza a cada voluntario un examen de PCR y diversos análisis sanguíneos.

Según declaraciones del director del CIGB, Enrique Rosendo Pérez Cruz, en cada una de las personas que reciben el nuevo fármaco se estudian cuatro variables: la primera es que después del día 42 de recibir la dosis no enfermen. Si ocurriera (segunda variable), que no lleguen al estadio grave de la enfermedad y, de suceder, que no fallezcan.

Igualmente, se dará seguimiento a la respuesta inmunológica al cabo de los 56 días de haberse vacunado, momento en que se vuelven a tomar muestras para estudiar el comportamiento de cada organismo.

El protocolo comienza con el consentimiento informado de cada uno de los sujetos incluidos —explicó la fuente—, en coordinación con el propio CIGB, la Dirección Provincial de Salud y la Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus, en cuya sede se habilitó un vacunatorio con todos los requisitos aprobados para este tipo de estudios de intervención controlada.

Ir a la fuente
Author: Lisandra Gómez Guerra

Powered by WPeMatico