La Alma Mater de la diplomacia cubana

«La imagen de Cuba, país pequeño, bloqueado y con dificultades económicas, pero con un prestigio internacional enorme siempre me llegó hasta lo más profundo. Quería formar parte de ese grupo de trabajadores que defienden la política exterior cubana, y este es lugar donde podía prepararme para ello».

Lo dice sin titubeos Karla Pérez Rodríguez, quien cursa el 2do. año en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García (ISRI). Y, su compañera de estudios, Carla Arrieta de Armas, lo ratifica, dejando bien claro que para que así sea es muy abarcador lo que exige la carrera. Es «habitar la política, agrega, no solo desde una rama. He podido combinar la política con la cultura, las dos cosas que más me atraen. Por ello estos estudios han superado mis expectativas».

En iguales términos habla Laura María Pérez Cuervo, quien subraya que el dinamismo de ese centro de altos estudios «no solo te invita a superarte diariamente, sino a mantenerte en vínculo directo y constante con la sociedad».

Karla Oliveros Pérez, también de 2do. año, se sintió desde pequeña vinculada con la política, por ello superar obstáculos desde la preparación para llegar a esos estudios fue un desafío que asumió y venció sin importar esfuerzos, «pues los requisitos que se piden para esta carrera son bien altos».

A ello acota Ariadna Díaz Meriño que si bien cumplir el servicio militar, durante un año, en la Brigada de la Frontera, frente a la ilegal base naval de Guantánamo como ha decidido esta Universidad previo a su ingreso, no es común para todo universitario y menos para las mujeres, ella lo asumió con gusto en pos del futuro.

Sin embargo, Carlos Alejandro Moreno Camejo y Anaylin Castillo Padilla, que hoy cursan el 3er. año, llegaron al ISRI luego de tener vocación expresa por las ciencias puras, pero hoy asumen con gusto su nueva aptitud hacia las ciencias sociales y no se arrepienten de la decisión tomada.

«Uno de los principales gustos por esta universidad lo encuentro en el claustro de profesores porque te llena de orgullo tener frente al aula a un embajador, paradigma máximo cuando estudias esta carrera. Una persona de gran trayectoria en la política exterior cubana y, sin embargo, asume con humildad su labor docente», destacó Anaylin.

Este viernes, el ISRI está cumpliendo 40 años. Y lo celebrará fundamentalmente desde las redes, pues la COVID-19 así lo impone. No obstante, la pandemia ha sido para ellos, como para el resto de nuestros universitarios, espacio para nuevos desafíos y aprendizajes, «porque los jóvenes no pueden quedarse aparte ante situaciones que ponen en jaque a la sociedad», asegura Laura.

Han estado en el surco, donando sangre, cuidando el orden en las colas, llevando las bases de datos en los centros municipales de salud y colaborando en las intervenciones con los candidatos vacunales, «para los cuales también pusimos nuestros brazos», dice Carlos con orgullo. «Y en los centros de aislamiento donde un error puede costarte caro», recuerda Karla Oliveros.

Vocación de servir

Egresados de esta universidad han estado en equipos políticos en los que se han tomado importantes decisiones para el país, expresó Rogelio Sierra Díaz, rector del ISRI. Foto: David Gómez Ávila.

«Si hay una universidad que puede comprobar el desempeño de sus egresados y sentirse orgullosa de los profesionales que ha formado es esta, pues pasan directamente a trabajar al Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) y a aportar de manera útil a los intereses del país», expresó Rogelio Sierra Díaz, rector del ISRI.

Apuntó que son profesionales de lujo y brillantes en su desempeño, representando los intereses más genuinos que rigen la política exterior de Cuba, con mucha dignidad y decoro y que han formado parte de los principales acontecimientos de la política exterior de nuestra nación como el regreso del niño Elián y de nuestros Cinco Héroes, así como en nuestras sedes diplomáticas, apoyando la labor de los colaboradores cubanos de diversas ramas y organizando acciones solidarias.

—Cuba es un país con muchos amigos, pero también con fuertes adversarios, estamos acostumbrados a ver a nuestros diplomáticos librando fuertes batallas, por ejemplo en Naciones Unidas…

—Sí, eso es muy cierto. Nuestros egresados han estado en equipos políticos que han tomado importantes decisiones, por ejemplo cuando Estados Unidos se empeñaba en aislar las relaciones de Cuba con América Latina y el Caribe, nuestro entorno geográfico natural, y surgieron mecanismos de concertación como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

«Próximamente nuestros estudiantes visualizarán la votación en la ONU de la resolución contra el bloqueo. Nuevamente vibraremos de emoción cuando se ilumine la pantalla a favor de Cuba, y especialmente nuestros profesores sentirán el sano orgullo de ver allí el desempeño de algunos de sus alumnos».

Sierra Díaz precisó que «la Revolución se dio cuenta desde muy temprano de la necesidad de crear una escuela de servicio exterior y la primera se funda en 1961. Una década después nace el Instituto de Servicio Exterior y en 1976 el Instituto Superior de Servicio Exterior, hasta que el 11 de junio de 1981 se crea el ISRI, el cual suma a su nombre en 1982 el de Raúl Roa García. Por ello, sentimos que no son 40 años los que celebramos, sino 60, ya que todavía muchos egresados de aquellos centros están hoy en el Minrex».

Entre lo mucho realizado en esta etapa, el Rector destacó la realización de la 1ra. edición del ejercicio de simulación de Naciones Unidas Agora, donde participaron estudiantes del ISRI y de otras universidades cubanas y extranjeras. «Fue virtual por la pandemia y lo dedicamos al aniversario. En él se pusieron en práctica las habilidades obtenidas en clases, pues los alumnos asumen roles donde defienden su desempeño a favor del país.

«También vamos a inaugurar el sello editorial Política Internacional, en el cual publicaremos libros que recogen experiencia y conocimientos en el campo de las relaciones internacionales y permitirá preservar la memoria de la diplomacia de la Revolución. Otro proyecto en saludo al aniversario es la emisión del 3er. número de 2021 de la revista Política Internacional, donde nuestros profesores expresan sus enfoques sobre diversos problemas de actualidad, y además vamos a relanzar la red de investigaciones de política internacional».

—¿Cómo están realizando la continuidad al actual curso escolar?

—Estamos utilizando Educación a Distancia, debido a las limitaciones de la COVID-19. Tenemos un cronograma y un plan para dar continuidad al 2do. semestre del actual curso e iniciar el próximo en enero de 2022. Contamos con una plataforma virtual donde están montadas las clases y, por supuesto, que todo esto exigió de una mayor gestión, entrega y motivación de los profesores. También obliga a los estudiantes a tener una mayor perseverancia con el proceso de enseñanza, pues requiere de la autogestión del conocimiento.

ISRI por dentro

En el ISRI se estudia la Licenciatura en Relaciones Internacionales, carrera con requisitos especiales. En estos momentos tiene una matrícula de 169 estudiantes, aunque durante el año pasan por sus aulas unos 900 alumnos que realizan cursos de capacitación y posgrado. El Instituto tiene un claustro de 54 profesores, la mayoría con categoría docente de Doctor o Máster.

La fuente de ingreso para el Curso Regular Diurno son los estudiantes que culminan el 12mo. grado en los preuniversitarios. Tribunales que se conforman al respecto hacen la captación mediante entrevistas, pruebas sicométricas, así como se toman en cuentan los índices académicos y el historia estudiantil.

 

Ir a la fuente
Author: Margarita Barrios

Powered by WPeMatico